Post publicado por Pau Samo en su Blog el 12/2014

Algunos llevamos casi una década de “lucha” por un puesto decente en la ubicación de nuestra Marca en Internet. Quizás tu llevas más tiempo o quizás menos, pero ambos tenemos en la cabeza y de forma muy interiorizada conceptos muy concretos. Por ejemplo, el concepto de SEO, o dicho de otra forma, intentar que Google no te ningunee y te posicione en su primera página de resultado de búsquedas. Casi todos nosotros estamos en redes sociales, del mismo modo que tú. Posiblemente llevas tiempo intentando generar un Networking efectivo a través de los medios sociales. Posiblemente llevas tiempo intentando dar a conocer tu marca personal o corporativa a través de los diferentes usos que le damos a Internet. Incluso me atrevo a pronosticar que tienes nociones de márquetin más o menos avanzadas.

Pues bien, en todo este argumento que estoy exponiendo, hay un error conceptual gravísimo.

En branding, hablar de “Posicionarse en Internet” es casi tan absurdo como hablar de “posicionarse en la radio local”. Esto es la ubicación de la propaganda, no es posicionamiento.

No digo que sea malo o imposible, conseguir ser el primero en la lista guay de los 10 primeros en Google. Lo que estoy diciendo es que esto por sí solo no posiciona a nadie y ahora te cuento como llego a esta conclusión.

Justo esta semana he releído uno de esos libros que releo una vez al año. Se llama “Positioning – The Battle for Your Mind.” (McGraw-Hill 1981) escrito por Al Ries y Jack Trout. Pese a estar escrito hace 30 añazos no deja de ser vigente (quizás más que nunca).

Del mismo modo que en los 80 y los 90 la batalla por el posicionamiento no se libraba en la tele o en los periódicos, ahora tampoco se libra en Internet. La batalla se libra en tu mente y en la mente de tus clientes, posibles clientes, proveedores y empleados. Es en la mente de las personas donde necesitas estar posicionado en los primeros lugares de una búsqueda. Cuando alguien piense en “el mejor profesional” para cubrir su necesidad debe pensar en una lista corta de opciones donde tú debes estar situado en los primeros lugares.

Alguna vez me han dado la razón pero con un apunte: -¿Si buscan en internet y sales el primero ya tienes muchos números de ser escogido?-. Y esto es verdad, la visibilidad es vital. Porque es necesario que te conozcan previamente para estar en la lista de candidatos. Aun así, te van a comparar con otros. Pocos se van al huerto con el primero de la lista sin verificar sus credenciales o sin comparar con los 4 o 5 primeros resultados. Y la verdadera batalla por el número 1 en tu mente se libra en el instante de esa comparación. En el modo como te perciben los demás te posicionarás más o menos arriba de ese TOP10 mental de los clientes.

No pierdas de vista que Google y sus “secuaces” de las redes sociales no dejan de ser NEGOCIOS. Quizás tanto SEO y tantos ADS y tanto márquetin online se promueve des de esta gran superficie de la visibilidad a sabiendas de que están promoviendo su propio modelo de negocio. No me gusta ser agorero pero mi consejo es que menos Google y más ponerse en la piel del cliente.

Posiblemente el posicionamiento en la mente de tus contactos te sea más rentable que el posicionamiento en Google.

Si no lo has hecho, te recomiendo la lectura de este libro y si puede ser en inglés mejor. No por nada, simplemente el lenguaje del márquetin y branding es mucho más extenso en esa lengua y mucho más preciso, las traducciones dejan matices por el camino. (La misma palabra Branding o Brander en español no existe)

Me gustaría que por lo menos este post te haga meditar un poco sobre las dinámicas en las que te mueves. Todo este nuevo mundo que nos abre Internet es demasiado nuevo y no creo que todavía exista alguien capaz de pontificar sobre ello, y mucho menos yo, pero debemos pensar en ello.

Si te ha gustado este post y piensas que puede ayudar a otras personas compartelo, no te lo guardes para ti. Y si todavia no eres uno de mis seguidores más fieles suscribete al newsletter y recibiras todas las novedades de forma gratuita en tu buzón de correo. Sin spam, palabrita del niño Jesús.

Comparte